Chanel, Gucci, Burberry… así responden ante el coronavirus las grandes firmas del lujo

Madrid – En una muestra más de esa paridad ante la que únicamente es capaz de enfrentarnos aquellos episodios más dramáticos y de cruda necesidad, la industria del lujo comienza a mostrar también su lado más vulnerable ante la presente crisis del coronavirus COVID-19. Obligadas a cerrar las puertas de sus prestigiosas boutiques de Milán, París, Nueva York o Madrid, al igual que el resto de la industria de la moda —y de la sociedad—, las grandes firmas de lujo se adentran hacia un difícil camino plagado de espinas. Una tortuosa senda ante la que comienzan a tomar medidas, con el firme objetivo de garantizar su supervivencia y la de los miles de puestos de trabajo que generan.

Así, en las últimas horas conocíamos que Chanel ha decidido cerrar todas sus fábricas en Francia, Suiza e Italia. Decisión que se mantendrá a lo largo de las próximas dos semanas, sin que pueda descartarse la ampliación del plazo, y que llega tras la cancelación, a principios de esta misma semana, del desfile de presentación de su colección Crucero 2020/21. Programado en un principio para el próximo 7 de mayo en Capri, y que queda suspendido “sine díe” a la espera del análisis de “posibles alternativas” en cuanto a fechas, plazos y ubicaciones. Siendo en estos momentos “la salud y el bienestar de nuestros equipos e invitados nuestra preocupación principal”, afirmaban desde la firma a través de un comunicado.

Retomando el asunto que afecta a su producción, “Chanel ha toma la decisión, en consonancia con las últimas instrucciones dadas por el Gobierno, de cerrar la totalidad de sus centros de producción en Francia, Italia y Suiza [relojería]”, informaba la propia compañía a través de un comunicado, “así como sus talleres dedicados a la confección de sus líneas de alta costura, prêt-à-porter, métiers d'art y joyería”.

Gucci: tiendas y fábricas cerradas y una donación de 100 mil euros

Con su anuncio Chanel se suma a otras competidoras como Gucci, firma propiedad del conglomerado del lujo francés Kering. Desde donde hacia mediados de la pasada semana informaban del cierre de los seis centros de fabricación de la firma italiana repartidos por las regiones de la Toscana y las Marcas. Decisión que se mantendrá hasta, como mínimo, el próximo 20 de marzo.

La firma también se encuentra entre las grandes marcas del lujo que decidían poner fin, ante el incesante aumento del riesgo por coronavirus, a la celebración de su desfiles crucero. Previsto en su caso para el próximo 18 de mayo en San Francisco.

Ante esta difícil situación, su presidente y director ejecutivo, Marco Bizzarri, donaba la pasada semana 100.000 euros a título personal a la compañía sanitaria Reggio Emilia, responsable de la gestión de distintos hospitales, entre ellos el de Santa Maria Nuova. El centro médico más antiguo en funcionamiento de la ciudad de Florencia. Cantidad que se suma a la ya comprometida por su matriz, Kering, en esta lucha contra el coronavirus.

“Nuestro sistema de atención sanitaria, que en estas horas está respondiendo a la emergencia del coronavirus con absoluta dedicación y un heroísmo absoluto, merece la gratitud de cada uno de nosotros y nuestro apoyo”, señalaba Bizzarri a través de un comunicado. “Los países que antes que nosotros tuvieron que hacer frente a esta emergencia nos enseñan lo extremadamente valiosa que es la labor de los científicos y de los trabajadores sanitarios, y lo fundamental que resulta seguir las normas de precaución, por estrictas que sean”.

Gel hidroalcohólico en las fábricas de Hermès y LVMH

En esa misma línea, el pasado 17 de marzo Hermès emitía un comunicado en el que anunciaba que, atendiendo “a las diversas instrucciones lanzadas por el gobierno”, “hemos cerrado todas nuestras tiendas en Francia y en diferentes países de Europa y América”. Una medida tomada con el objetivo de “proteger a todos nuestros empleados”, por lo que “de igual manera hemos decidido cerrar todos nuestros centros de producción en Francia hasta el próximo lunes 30 de marzo de 2020”. Cierres que no afectarán a los empleados de la firma, ya que asegura que “mantendrá los salarios” de todos sus trabajadores.

Las decisiones de cierre no afectan, anuncia el grupo francés, a las instalaciones de su división Hermès Parfums en Le Vaudreuil. Donde se está implementando, “de forma voluntaria”, “una producción de 5 toneladas de gel hidroalcohólico”. Medida de excepción que sigue a la anunciada, también a principios de esta misma semana, por el también grupo francés LVMH LVMH. Que decidía cambiar la producción de las líneas cosméticas de Dior, Guerlain y Givenchy de sus fábricas, sustituyéndolas por la de geles hidroalcohólicos “ante el riesgo de escasez en Francia” de este producto.

Burberry actualiza, a la baja, sus previsiones de crecimiento

En un comunicado emitido esta misma mañana, la británica Burberry ha actualizado sus previsiones financieras para lo que le resta de ejercicio, con fecha de cierre el próximo 28 de marzo. Consecuencia directa de un brote de coronavirus COVID-19 que le ha llevado a mantener, en estos momentos, alrededor del 40 por ciento de toda su estructura comercial cerrada, y a la espera de que se produzcan “cierres adicionales a lo largo de los próximos días”.

En este contexto, la compañía estima que durante estas últimas semanas sus ventas hayan caído en un rango de entre el 70 y el 80 por ciento. Lo que habría hecho que sus ventas comparables durante el cuatro trimestre puedan llegar a representar una bajada cercana al 30 por ciento.

Ante esta situación “estamos implementando las acciones necesarias para mitigar y contener los costes y proteger nuestra posición financiera”, entre ellas la renegociación de alquileres, la restricción de viajes y la reducción de los gastos discrecionales”. Para contribuir a detener la propagación del brote, “y garantizar la seguridad y el bienestar de nuestros empleados”, la compañía está siguiendo las indicaciones de las diferentes administraciones públicas. Tomando medidas como la implementación del trabajo en remoto o los turnos rotativos para aquellos trabajadores cuyas funciones no se puedan combinar con esta práctica. “Seguimos confiando en nuestra estrategia y en la fortaleza de nuestra marca”, subraya Marco Gobbetti, director ejecutivo de Burberry, a través de un comunicado. Escrito que termina reconociendo sentirse “excepcionalmente orgulloso del compromiso y la resistencia de nuestro equipo”.

Photo Credits: Cortesía de Dior.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO