Fashion Week de Londres: adioses, donuts y orgasmos

La despedida de Christopher Bailey y los llaveros donuts fueron algunas de las notas destacadas de la Semana de la moda de Londres ,que terminó este martes tras 5 días dedicados a las colecciones femeninas de otoño-invierno 2018-19.

Burberry: bye bye Bailey

Una página se cerró en Burberry con el último desfile de Christopher Bailey, que dejará a finales de 2018 la venerable casa británica que se ha convertido bajo su liderazgo en un gigante del mundo del lujo. El diseñador británico de 46 años aprovechó la oportunidad para ofrecer una colección muy personal, haciendo un vibrante tributo a las comunidades lesbianas, gays, bisexuales y transgénero en un gran desfile para 1.300 invitados.

¿Quién lo sucederá? Los favoritos son Phoebe Philo (ex-Céline) y Kim Jones (ex-Louis Vuitton), según la prensa especializada.

Los estampados Paisley

Los estampados "Paisley", de inspiración oriental -por el nombre de la ciudad escocesa donde en el siglo XIX se trataba la lana de Cachemira-, dominaron las camisas de volantes de J.W. Anderson, la marca de Jonathan Anderson, uno de los diseñadores británicos más destacados. Mary Katrantzou, una especialista de los estampados, también recurrió a los Paisley para adornar abrigos y pantalones rosados y dorados. Margaret Howell los usó en vestidos "vintage" hasta la rodilla, combinados con calcetines negros y zapatos urbanos.

¿Los otros estampados? Flores de estilo bodegón en Preen, figuras abstractas y minimalistas en Roksanda y sellos postales en Temperley London.

Todo en rosa

El rosa triunfó en las pasarelas de la Semana de la moda, con muchos matices y variaciones. Muy popular en este momento, el "millenial pink", o "rosa milenario", un tono de rosa apagado, a la zaga del rosa cuarzo, que dio color a los vestidos de JW Anderson, Emilia Wickstead o Molly Goddard. En Nicopanda, el rosa ilumina las minifaldas con aspecto de esponja y cubiertas de guirnaldas doradas. Wiser, Roksanda y Jasper Conran exploran el amarillo, vibrante en el primero, tirando a ocre en el segundo.

"So sexy"

Las mujeres de la Semana de la moda son independientes y están orgullosas de su feminidad y sensualidad. En este aspecto, Christopher Kane ganó la batalla con un pequeño vestido rojo extremadamente corto y transparente, muy "femme fatale". El diseñador escocés usó también como estampados los dibujos de una mujeres en pleno orgasmo, extraídos de las ilustraciones del 'best-seller' de Alex Comfort "La alegría del sexo" (1972). En el caso del diseñador francés Roland Messer, las mujeres revelan sutilmente ligas coloreadas y escotes.

Accesorios inusuales

Llaveros de donuts: visto en JW Anderson, que también tiene pompones en forma de orejas de conejo cosidos en suéteres. La británica Matty Bovan, que desfiló por primera vez, propuso, por su parte, los sombreros de globos inflables.

La diseñadora turca gótico-punk Dilara Findikoglu adornó las cinturas con objetos antiguos, de cubiertos de plata a fotos en blanco y negro. Menos divertido, pero más práctico para la auto-defensa: la máscara de clavos completa de Gareth Pugh, maestro en el arte de la provocación. El "premio" a la prenda que nunca te pondrías fue para Edwin Mohney, joven creador estadounidense formado en la prestigiosa escuela londinense de Saint Martins, que se distinguió con un vestido rosa en forma de... preservativo gigante. (AFP)

Foto: Burberry

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO