Madrid- Siluetas geométricas, tonalidades azules y grises, lanas nobles y abrigos de pelaje rasurado, además de una reinvención de los trajes de espíritu ochentero y una v