(Publicidad)
(Publicidad)
La subversiva camiseta recibe su homenaje en Londres

Prenda básica por excelencia, la camiseta es además un magnífico soporte de comunicación y propaganda fundamental en todas las causas, como lo demuestra una exposición en Londres.

Inaugurada este viernes en el Museo de la moda y del textil de la capital británica, la exposición "T-Shirt: culto - cultura - subversión" presenta unas cien camisetas que ilustran el impacto de esta prenda en la cultura popular. "Desde sus primeras apariciones a principios del siglo XX, la camiseta ha sido un medio de transmisión de pasiones sociales, musicales o políticas", explica el museo en una introducción a la exposición.

Popularizada por la US Navy en 1913, elevada al altar de la celebridad en 1951 por Marlon Brando en "Un tranvía llamado deseo", la "t-shirt" -así llamada por su forma de T- se convirtió rápidamente en plataforma comunicativa por su simplicidad y facilidad de fabricación. "Es una de las prendas más democráticas que existe, y gracias a la serigrafía se pueden reproducir los mensajes infinitamente", subrayó el comisario de la exposición, Dennis Nothdruft.

En 1977, la gurú de la moda punk Vivienne Westwood estampó en una camiseta la famosa imagen de la reina de Inglaterra con los ojos tapados por el lema "Dios salve a la reina" creada por el artista Jamie Reid. "Dado el carácter sagrado de la reina de Inglaterra, hacer este tipo de cosas constituía una afrenta", recordó Dennis Nothdruft apuntando a la prenda, una de las más emblemáticas de la exposición.

Gran provocadora, Vivienne Westwood recurrió en muchas ocasiones a esta prenda. En 2012, expresó su apoyo al fundador de Wikileaks con una camiseta con su foto y el mensaje "Soy Julian Assange".

Todo el mundo debería ser feminista

Los artistas John Dove y Molly White diseñaron en 1976 una camiseta sin mangas en las que se veía un Mickey Mouse de mirada perdida y al fondo un hongo atómico, para denunciar la quiebra del sistema estadounidense.

La camiseta se popularizó rápidamente hasta llamar la atención de Disney, que impidió que se siguiera vendiendo, según el museo. Otro artista destacado de la exposición es el estadounidense Keith Haring, rey del arte urbano, muerto de sida, que en 1990 diseñó una camiseta sobre la enfermedad que decía (en inglés) "Ignorancia = Miedo, Silencio = Muerte".

Más recientemente, el Brexit dio pie a numerosos ejemplos, como el del artista Jeremy Deller que estampó, sobre el fondo de la bandera europea, el eslogan "Don't worry, fuck Brexit".

Hace poco, también, destacaba la que presentó la diseñadora Maria Grazia Chiuri (Dior) en su colección de alta costura con el lema "We should all be feminists" ("Todos deberíamos ser feministas"), una cita de la escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie. (AFP)

Foto: Fashion and Textile Museum