Burberry se muestra optimista tras reducir su caída del 45 al 20 por ciento en junio

Madrid – La compañía de moda británica Burberry ha dado esta mañana a conocer sus resultados financieros respecto del primer trimestre de su actual ejercicio fiscal. Periodo de difíciles circunstancias como resultado de esta pandemia por coronavirus, durante el que las ingresos de la compañía registraron una caída del -48 por ciento, hasta los 257 millones de libras, unos 283,75 millones de euros, frente a los 498 millones de libras que llegó a obtener durante el mismo periodo del pasado año. Unos datos ante los que sin embargo la multinacional se muestra abiertamente optimista, tras haber comprobado como la situación tiende a normalizarse a manera que han ido reabriendo sus tiendas, hasta el punto de haber logrado registrar durante el mes de junio una caída comparable de las ventas de únicamente un -20 por ciento. Y todo ello al tiempo que la situación en la China continental y en Corea durante el mismo último mes de junio ha logrado superar los valores de crecimiento registrados antes de la llegada del coronavirus.

“Durante el primer trimestre las ventas se vieron gravemente afectadas por la caída de la demanda en el sector del lujo por motivo del Covid-19, y esperamos que con el tiempo vaya recuperándose a los niveles precrisis a medida que se reanuden los viajes internacionales”, explica mediante un comunicado Marco Gobbetti, director ejecutivo de Burberry. “Sentimos confianza ante las tendencias que apuntan a una abierta mejoría en todas las regiones durante el mes de junio”, periodo en el que “observamos una excelente respuesta a los nuevos productos que lanzamos tanto en online como en aquellos mercados que empezaban a recuperarse”. En ese sentido, “la demanda de artículos de piel fue particularmente fuerte en China y Corea”, lo que contribuyó a “atraer nuevos jóvenes clientes de artículos de lujo a la marca”.

En estos momentos la compañía se encuentra volcada en la segunda etapa de su plan estratégico. En virtud de la cual, tal y como explica el propio Gobbetti, la multinacional se encuentra enfocada en el desarrollo de nuevos productos e implementando cambios en su organización que le permitan “aumentar nuestra agilidad y generar unos ahorros estructurales que podremos reinvertir en acciones dirigidas a los clientes, con las que fortalecer aún más nuestro posicionamiento dentro del sector del lujo”.

Avanzar en omnicanalidad

Entre los aspectos más destacados por parte de Burberry implementados a lo largo de este primer trimestre, la compañía sitúa el lanzamiento de sus nuevas colecciones cápsula “Pride” y “Summer Monogram”; el éxito que han traído consigo campañas como la protagonizada por Kendall Jenner; o el lanzamiento de la nueva versión de su videojuego “B-Surf”. Todo ello al tiempo que ha comenzado a perfilar diferentes acciones personalizadas sobre distintos mercados, especialmente en relación a China. Donde ponía a la venta una colección exclusiva de artículos de piel.

En cuanto a los aspectos económicos, la compañía ha continuado orientando sus principales esfuerzos en aumentar su digitalización y su omnicanalidad. Generando experiencias “inmersivas” para los clientes y enfocándose en aumentar el tráfico sobre un canal online en el que las ventas lograron aumentar dos dígitos durante este último trimestre.

Burberry se muestra optimista tras reducir su caída del 45 al 20 por ciento en junio

Mejoras organizativas

En relación ya con los aspectos organizativos a los que apuntaba Gobbetti, como consecuencia de ese “enfoque hacia el producto” en el que se encuentra volcada Burberry como parte de su plan estratégico, la compañía decidía crear tres nuevas unidades de negocio enfocadas a las áreas de moda y ready-to-wer, accesorios y calzado. A lo que sumará nuevos ajustes orientados a agilizar los trabajos en sus oficinas, así como a mejorar la eficiencia de su red retail en distintas regiones fuera del Reino Unido. Cambios con los que desde Burberry estiman lograr ahorrar hasta 35 millones de libras durante este ejercicio, y cerca de unos 55 millones de libras de manera anual. Cantidades que, una vez comience a apreciarse una mejoría en los valores macroeconómicos afectados por el Covid-19, la multinacional buscará reinvertir en actividades dirigidas hacia el consumidor, como “pop up stores, visual merchandising, acciones digitales, eventos o en marketing”.

Caídas de entre el 15 y el 20 por ciento para el segundo trimestre

Como ya señalábamos, de cara a lo que resta de ejercicio Burberry muestra una actitud positiva, una vez que en junio ha logrado disminuir su caída de ventas comparables a ese -20 por ciento, en comparación con la bajada del -45 por ciento registrada a lo largo de todo el trimestre. Como consecuencia de las incertidumbres generadas a cuenta del coronavirus, la compañía ha decidido no ofrecer una perspectiva anual para lo que resta del ejercicio. Atreviéndose únicamente a avanzar sus previsiones sobre el próximo segundo trimestre de su actual ejercicio. Periodo que terminará el próximo septiembre de 2020, y que prevé que continúe seriamente afectado por la pandemia.

“En el comercio minorista”, adelantan desde Burberry, “es probable que los flujos de turistas sigan mostrándose insignificantes” al tiempo que “las operaciones en tienda continuarán debiendo de hacer frente a serias dificultades, con algunas de ellas todavía cerradas y otras operando en un horario comercial reducido”.

Con todo esto en cuenta, y según lo adelantado en sus registros en el mes de junio, Burberry estima terminar el segundo trimestre con una caída similar de entre el -15 y el -20 por ciento. Mientras que en su área mayorista adelanta que podría terminar la primera mitad del año con una caída de ventas de entre el -40 y el -50 por ciento.

Photo Credits: Cortesía de Burberry.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO