• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Circoolar emprende su internacionalización y entra en Países Bajos

Circoolar emprende su internacionalización y entra en Países Bajos

Por Jaime Martinez

29 jun 2022

Empresas

Photo Credits: Circoolar, fotografía de archivo.

La española Circoolar, compañía emergente de naturaleza B2B (business to business) especializada en el diseño y la comercialización de ropa laboral ecológica, 100 por cien eco-friendly y reciclable fabricada en talleres de inserción social, se abre al capítulo de su internacionalización con la entrada de la compañía en los Países Bajos. Mercado en el que comienza a operar con la vista ya puesta en su próxima expansión a un mayor número de países europeos, en el corto y medio plazo, con el objetivo claro de consolidarse como la compañía de referencia en la comercialización y la gestión de ropa corporativa sostenible y circular.

Fundada a finales de 2019 por la pareja de emprendedores formada por Celina Tamagnini y Luis Ribó, el pasado mes de agosto de 2021 la compañía emergente logró completar una ronda de financiación de 200 mil euros, de capital privado y a través de un crédito Enisa al 50/50. Fondos a los que se terminaban por sumar, tal y como nos encargamos de adelantar desde FashionUnited a finales del pasado año, los 240 mil euros que la compañía recibía como ganadora de la primera edición de “Eco-Disruptive”. Una competición promovida, a escala global, por la aseguradora española Sanitas y por su matriz Bupa, que terminaba por reconocer el carácter innovador, ético y disruptivo del modelo de negocio de Circoolar por encima del del total de las 18 startups restantes que competían en la primera edición del premio. Un galardón que, como bien confirmaban entonces desde Bupa, permitía al grupo asegurador terminar invirtiendo en Circoolar, contribuyendo así a escalar y a impulsar su modelo de negocio, en lo que por entonces era solamente una hoja de ruta que no obstante ya ha comenzado a materializarse con esta primera entrada de la start-up en los Países Bajos. Mercado que entienden que cuenta con las perfectas singularidades como para servir de primera piedra desde la que emprender su plan estratégico de internacionalización.

“En Holanda hay muchos proveedores, más de 50 empresas de ropa corporativa, pero solo unos pocos ofrecen ropa corporativa circular”, con lo que “el mercado potencial es enorme”, entra a valorar Luis Ribó, cofundador de Circoolar, a lo largo de unas declaraciones que nos hacen llegar desde la propia start-up española. “Creemos que el mercado en los Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo está listo para todas las empresas que quieran formar parte del cambio” añade, en lo que debería ya de entenderse como la pronta expansión de Circoolar a los vecinos mercados de Bélgica y Luxemburgo.

Photo Credits: Celina Tamagnini y Luis Ribó, cofundadores de Circoolar. Fotografía de cortesía.

Luchando por la circularidad en Europa

La entrada de la compañía en Países Bajos, donde según las cifras que manejan desde Circoolar cerca de 6 millones de personas usan ropa corporativa —una cifra que representaría a más de un tercio de la población total holandesa y casi a la mitad de la población activa total—, coincide con la puesta en marcha del nuevo plan de acción para la economía circular impulsado por la Comisión Europea. Un conjunto de medidas desde las que se trata de fomentar la economía circular y exprimir la vida útil de los productos, también de los textiles, en lo que supone un compendio de iniciativas desde las que igualmente trabajan desde Países Bajos a través de su Ministerio de Infraestructuras y Gestión del Agua, y frente a las que cuenta con una enorme capacidad de responder el modelo ético y sostenible de la start-up española.

Siguiendo con las cifras que manejan desde Circoolar, desde la compañía emergente sitúan en cerca de apenas un 1 por ciento el porcentaje de reutilización que se da dentro del sector de la moda. Un dato que no dudan en calificar de preocupante, que también atañe a una ropa corporativa que estiman que emplean 1 de cada 3 trabajadores en activo, y al que habría que añadir el que la industria textil generaría cerca de 92 millones de toneladas de residuos textiles al año, convirtiéndola en una de las 4 principales industrias más contaminantes del mundo, y en la segunda en mayor consumo de recursos hídricos.

Una realidad contra la que tratan de luchar desde Países Bajos, valiéndose de un Programa de Política de Textiles Circulares que cuenta con unos plazos bien marcados, y en función del cual para 2025 el 25 por ciento de los materiales deben ser circulares y debe de alcanzarse el 30 por ciento de reciclaje de residuos textiles. Unos porcentajes que para 2030 deberán pasar a elevarse hasta el 50 por ciento en ambos casos, mientras que para 2035 deberá alcanzarse el objetivo de reducir a la mitad la huella ecológica de la producción, y ya para 2050 alcanzar el 100 por cien de uso de materiales circulares. Una hoja de ruta para la que, estiman desde Circoolar, la ropa corporativa sostenible resultará esencial a la hora de alcanzar esos objetivos.

“La ropa corporativa sostenible es el futuro” y resultará “esencial para lograr los objetivos climáticos del Programa de Política de Textiles Circulares del Ministerio de Infraestructura y Gestión del Agua”, apuntan desde la compañía española. Mientras que Rosan ter Horst, representante de ventas holandés de la start-up, subraya el que “Circoolar está aquí para brindar la solución para que las empresas y los gobiernos logren estos objetivos sostenibles”. “Estamos preparados para vestir a las empresas del Benelux de forma sostenible”, remarca.

Acelerando en su fase de internacionalización, para 2023

Al tiempo que la compañía sigue trabajando por sumar nuevos reconocimientos, tal y como ha venido haciendo a lo largo de estos dos primeros años de vida, como el haber entrado a formar parte de la comunidad BCorp, el llegar a certificar su modelo de negocio con certificaciones como la del Real Sustainable Fashion, o alzarse con ese primer premio “Eco-Disruptive”, desde Circoolar seguirán haciendo uso de sus recursos para tratar de consolidarse a nivel nacional, al tiempo que dan aire a su expansión internacional. Una estrategia que sustentarán invirtiendo en marketing, en I+D, en la creación de nuevos productos y envases aún más respetuosos con el medio ambiente, y con su entrada en nuevos mercados. Punto este último para el que ya apuntan a los de las principales economías europeas, así como a los de unos países nórdicos con una arraigada cultura por lo sostenible.

“Hemos visto una oportunidad de mercado muy interesante en algunos países nórdicos donde la categoría está más madura”, añade a este respecto Ribó, cofundador de Circoolar, al tiempo que igualmente señala a los mercados de Alemania y Francia. Siendo así el que es “precisamente a estos países” a los que, detalla, “nos dirigiremos a corto-medio plazo en nuestra fase de internacionalización, prevista para 2023”.

También te puede interesar:
B2B
Circoolar
MODA SOLIDARIA
MODA SOSTENIBLE
STARTUPS