• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Conoce la primera fintech colombiana enfocada en moda

Conoce la primera fintech colombiana enfocada en moda

Por Cynthia Ijelman

25 ago 2020

Empresas

Buenos Aires – Bankamoda nació en octubre de 2018 en Colombia, con el objetivo de proveer servicios financieros exclusivos para micro y pequeñas empresas de la industria de la moda.

La iniciativa llegó de la mano de María del Mar Palau, CEO de la compañía, que junto a otros dos socios decidieron llevar adelante una propuesta innovadora, de nicho, con mucho potencial y que hoy ya cuenta con 690 clientes activos.

Datos y cifras de la industria de la moda colombiana

El sector de moda es muy relevante para un país como Colombia, entendiendo la moda como la confección de prendas de vestir, calzado y accesorios. “Son más de 145 mil unidades productivas micro y pequeñas empresas que hacen parte del tejido empresarial del sistema moda, sin contar las medianas y grandes. Eso quiere decir que es el principal empleador de la industria manufacturera del país, con el 27 por ciento de la generación de empleo, con más de 850 mil empleos directos y se cree que hay 1.8 veces en empleos indirectos formales y la informalidad adicional puede ser más o menos otro millón y medio de empleos (según datos de 2019)”, explica Palau y agrega: “El sector es tradicionalmente informal o pseudo formal porque el 82 por ciento de las personas de la industria son madres, muchas de ellas cabezas de hogar, cuyo trabajo muchas veces no puede ser de 8 horas al día, sino que lo hacen al destajo o en horarios específicos”.

Además, según comenta, el trabajo en la industria brinda la oportunidad de generar movilidad social: “Muchas generaciones de mujeres que solamente confeccionaban, hoy ya tienen la posibilidad de que sus hijos o nietos tengan formación universitaria y eso les ha permitido a estas generaciones entrar en la industria de la moda con apuestas más agresivas, con marcas propias o meterse en canales más sofisticados de comercialización de productos y ese es el impacto social , que le atrae a Bankamoda”. La idea es que a través de instrumentos de apalancamiento financiero, las pequeñas empresas puedan crecer y tengan acceso a una movilidad social más acelerada que la que se ha venido dando en las últimas dos generaciones.

El proceso de trabajo

Al desarrollar el modelo de negocio, la meta fue incluir y dar acceso a más unidades productivas al sistema formal de crédito. “La manera tal vez más asertiva que hemos encontrado es el B2B2C. Si bien somos una Fintech enfocada en PyMEs, (hacemos autogestión digital por nuestra página web, cualquier empresa puede acceder, hacer todo el proceso en línea y damos respuesta en 24 o 48 hora máximo, dependiendo de los montos y de la condición del cliente), lo que sucede con algunas empresas es que como no han tenido tradicionalmente acceso al crédito formal en la banca tienen mucho temor de acercarse sin una previa recomendación. Lo ven como algo demasiado bueno para ser real. Así que decidimos trabajar con grandes jugadores de la industria para atraer a esas pequeñas empresas con recomendaciones que les den confianza y que lleguen a nosotros de manera más sencilla”, señala Palau.

De esta manera, la compañía ha creado una red de aliados con grandes productores, fábricas de telas y comercializadoras de textiles e insumos: “Con ellos hacemos el ejercicio de intermediación, en el que ellos tienen el cliente, lo conocen, y lo conectan con nosotros. Por otro lado, el otro tema relevante ha sido trabajar con el B2C que sería el caso de grandes retailers o marcas reconocidas como Falabella, Grupo Éxito, OFFCORSS, Studio F, etc. que tienen una gran cantidad de proveedores y lo que hacemos es trabajar con ellos para poder ofrecerles servicios financieros de cara a su crecimiento".

El modelo de negocio, en otros países

Los fundadores de la compañía se han dedicado a conocer cada eslabón de la cadena del sector de moda y eso los ha llevado a ver que países como Perú, Ecuador y México serían potenciales candidatos a la hora de expandir su propuesta. “Hemos visto que hay una densidad empresarial similar a la del mercado colombiano y que al igual que aquí no tienen acceso al crédito porque los entendimientos del riesgo tradicionales de la banca de estos países hacen que industrias como la de la moda siempre se vean de alto riesgo por su volatilidad. En general los que acceden a los recursos de la banca tradicional son los grandes jugadores, pero es una pirámide invertida porque ellos son muy pocos y los pequeños son la inmensa mayoría. Entonces, finalmente el acceso al crédito se limita y se concentra en unos pocos jugadores muy grandes, que en el caso de Colombia venden entre 25 y 30 millones de dólares al año y nuestro cliente promedio vende entre 50 mil y un millón de dólares al año, así que estamos en un segmento totalmente distinto del que maneja la banca”.

Fotos: Ksenia Chernaya, Mentatdgt y Nappy para Pexels