(Publicidad)
(Publicidad)
El dueño de Vans adquiere la marca de ropa de trabajo Dickies por 820 millones de dólares

VF, el grupo propietario de marcas como Vans, Timberland y North Face, ha adquirido la compañía de ropa de trabajo y uniformes Dickies por 820 millones de dólares.

"Esta adquisición combina dos grandes compañías y un grupo de marcas icónicas para crear un líder mundial en ropa de trabajo con aproximadamente 1.700 millones de dólares en ingresos anuales", dijo Steve Rendle, CEO de VF, en un comunicado emitido el lunes.

Los ingresos totales del grupo se estiman en 7.500 millones de dólares al año. VF dijo que cree que la adquisición de Williamson-Dickie Mfg ayudará a aumentar sus ingresos en 200 millones de dólares, alcanzando en total 11.850 millones de dólares en 2017.

La adquisición de Dickies se cerrará a principios del cuarto trimestre

Se espera que la fusión se complete a principios del cuarto trimestre de este año, añadiendo Williamson-Dickie al subgrupo de marcas de VF "Coallition Imagewear".

Con sede en Fort Worth, la cartera de marcas de Williamson-Dickie incluye Workrite, Kodiak, Terra, Walls, Big Smith, Liberty y Duxbak y generó 875 millones de dólares en ingresos en los últimos 12 meses.

VF ha estado modificando su portfolio en los últimos meses, vendiendo su negocio de licencias deportivas al minorista en línea Fanatics a principios de este año. En cuanto al futuro del grupo, el CEO de VF sugirió que no descartan otras adquisiciones, advirtiendo que "no han terminado" y recomendando que el mercado "se mantenga al tanto". Además de Timberland y North Face, VF posee otras marcas como Vans, North Face y Timberland.

Por otra parte, VF ha aumentado recientemente su pronóstico de ingresos anuales en 200 millones de dólares, fijando sus objetivos en 11.850 millones de dólares y elevando su estimación de ganancias ajustadas en 2 centavos hasta los 2.96 dólares por acción, impulsando la acción un 2 por ciento el lunes. Vale la pena recordar que los títulos de VF han cotizado a la baja en los últimos meses, lastrados por un beneficio por acción y un crecimiento de los ingresos entre 2013 y 2016 por debajo de los objetivos prometidos a los inversores.

Foto:www.dickies.com