• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Investidura de Biden: compromiso renovado con marcas estadounidenses diversas y con valores

Empresas

Investidura de Biden: compromiso renovado con marcas estadounidenses diversas y con valores

Por Angela Gonzalez-Rodriguez

21 de enero de 2021

La toma de posesión de Joe Biden como el 46º presidente de los Estados Unidos estuvo llena de simbolismo. Las elecciones de vestuario del presidente Biden, la primera dama, la Dra. Jill Biden, la vicepresidenta Kamala Harris y el segundo caballero Douglas Emhoff han sido consideradas por los expertos como un compromiso renovado con aquellas marcas de moda que tienen un propósito, son diversas y esencialmente estadounidenses.

Ralph Lauren, que ha enarbolado constantemente la bandera de la moda estadounidense (desde vestir a varios presidentes y personalidades hasta equipar a los equipos estadounidenses en los últimos Juegos Olímpicos) fue la elección tanto del presidente Biden como de la ex candidata presidencial demócrata y antigua Secretaria de Estado Hillary Clinton.

La industria de la moda espera un nuevo “efecto Michelle Obama”

En 2010, David Yermack, profesor de finanzas en N.Y.U. Stern School of Business, escribió un estudio sobre cómo la ex primera dama Michelle Obama ha creado valor sin precedentes para las empresas que fabrican y venden la ropa que usó durante su estadía en la Casa Blanca. “Las ganancias en el precio de las acciones de las empresas cuya ropa usó en apariciones públicas, 29 marcas en total, ofrecen rendimientos anormales acumulativos”, destacó Yermack en una entrevista con la “Harvard Business Review” en ese entonces. “Llegó en un momento en que la economía era particularmente difícil y realmente arrojó luz sobre la moda en el sentido más amplio”, dijo Narciso Rodríguez, cuyo vestido usó en la fiesta de inauguración de Obama en 2008.

Al comentar el significado subyacente en las elecciones de vestuario de los protagonistas del Día de la Inauguración para el ‘Wall Street Journal’, Steven Kolb, director ejecutivo del Consejo de Diseñadores de Moda de América, destacó que “Estos momentos del Día Uno son muy importantes para una industria que ha sido tan golpeada e impactada por la pandemia “. “Al usar estos diseñadores estadounidenses, no solo están impulsando el negocio de esas personas, sino que realmente están impulsando la industria de 373.000 millones de dólares … Tenemos una nueva administración que claramente es acogedora y quiere apoyar a nuestra industria ”, Concluyó Kolb.

Harris y Biden elogiadas por su apoyo a diseñadores emergentes estadounidenses

Tanto la vicepresidenta como la primera dama fueron elogiadas por su apoyo a diseñadores estadounidenses. Kamala Harris usó un abrigo y un vestido morados de Christopher John Rogers, un diseñador afroamericano de Nueva York que fue nombrado Diseñador Emergente Estadounidense del Año en los premios de moda CFDA del año pasado. Rogers explicó que su equipo se siente “honrado y humilde de haber jugado un pequeño papel en este momento histórico”.

Jill Biden usó un vestido de tweed de lana azul personalizado, un abrigo y una mascarilla a juego de otra marca de Nueva York, Markarian, una creación de la diseñadora Alexandra O’Neill. La marca, establecida en 2017, fabrica ropa por encargo para minimizar el desperdicio, y la producción se realiza íntegramente en la ciudad de Nueva York. La ex primera dama Michelle Obama coincidió con Kamala Harris en la elección del diseñador afroamericano Sergio Hudson.

También conscientes y llenos de significado fueron los looks de la vicepresidenta y la primera dama en la celebración en recuerdo de las víctimas del coronavirus que se celebró la víspera del Día de la Inauguración. Harris usó un abrigo en color camel personalizado de Pyer Moss, una marca fundada por Kerby Jean-Raymond, un diseñador de color, de ascendencia haitiana con conciencia social. Biden usó un vestido morado, un abrigo y una máscara de otro diseñador emergente con sede en Nueva York, Jonathan Cohen, cuyos padres son mexicanos. Cohen es un pionero del upcycling, tal y como demostró el hecho de que tanto la mascarilla como el forro del abrigo estaban hechos de restos de tela de temporadas pasadas.

Incluso el senador Bernie Sanders hizo una declaración de intenciones con su elección de guantes. Realizados por un maestro de escuela de Vermont, se los regalaron hace dos años, informa ‘Vox’. Están hechos de suéteres de lana reutilizados y forrados con vellón hecho de botellas de plástico recicladas.