• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • La adaptación local es parte del futuro del retail

La adaptación local es parte del futuro del retail

Por Kristopher Fraser

13 jul 2022

Empresas

Imagen de Cam Morin vía Unsplash

El compromiso del consumidor con las marcas está cambiando en la era digital. Y es que a medida que la tecnología progresa, las expectativas de los consumidores también evolucionan. Según McKinsey, el 71 por ciento de los consumidores espera que las empresas ofrezcan interacciones personalizadas, y el 76 por ciento comprará en otro sitio si no tiene una buena experiencia.

La adaptación local puede ayudar a los minoristas a aumentar la conversión

La experiencia personalizada del cliente será probablemente el motor de la próxima fase de crecimiento del comercio electrónico. Los minoristas están de acuerdo en la importancia de la personalización, pero ésta se convierte en un reto en una economía global en la que muchas transacciones online son también internacionales. Una de estas respuestas a la personalización es la localización. Al adaptarse a las necesidades y preferencias de consumo locales, las marcas pueden mejorar su tasa de conversión.

Uno de los primeros aspectos que los minoristas deben tener en cuenta al trabajar en la localización es la comunicación localy despues de esto, en la moneda. Los consumidores esperan que los precios se conviertan a la moneda local, pero que también se conviertan a un precio adecuado a nivel internacional. Otro componente clave en el camino hacia la localización son los métodos de pago. En Estados Unidos y Canadá, los pagos tradicionales con tarjeta y los proveedores de tarjetas de débito y crédito son similares. Fuera de Norteamérica, hay muchos más métodos de pago alternativos. Los aranceles y los impuestos también son un tema de conversación para los minoristas que trabajan a nivel más local, ya que la forma en que funciona el impuesto sobre las ventas en otros países es diferente. En Estados Unidos se añade el impuesto sobre las ventas después de la transacción en función de los impuestos locales, pero la mayoría de los países europeos incluyen el impuesto sobre las ventas en el precio de etiqueta, por lo que no hay ningún coste adicional cuando se ha comprado el artículo.

Mientras algunos piensan que los consumidores se han vuelto más caprichosos, otros creen que la expectativa de este tipo de experiencia de compra adaptada localmente y de alta calidad siempre ha estado ahí. "Las barreras para vender con éxito a través de las fronteras siempre han estado ahí", dijo Matthew Merriles, director general de la empresa de comercio transfronterizo Global-e, a FashionUnited. "Cuando las marcas empiezan a ver que los ingresos provienen del comercio electrónico internacional, empiezan a pensar en cómo llegar a sus consumidores internacionales. La expectativa de localización no es nueva, sólo que se ha intensificado. Ahora, los minoristas piensan más en una mentalidad digital".

Los minoristas tienen que averiguar cómo preparar sus sitios para derribar todos los obstáculos que se espera que surjan con la localización. Una vez que el comercio electrónico está en marcha, los presupuestos de marketing deben centrarse en determinadas regiones y países y analizar las ventas para utilizar sus datos de mercado.

Lo que hace la empresa de Merrile, Global-e, es ayudar con los cambios de moneda para que el comercio electrónico transfronterizo sea sencillo y rentable para los minoristas. Una de las mayores preocupaciones que siguen teniendo los minoristas es ofrecer un precio localizado.

Merrile declaró a FashionUnited que considera que la próxima frontera de la localización es "un énfasis en los mercados internacionales. Aquí se ha hecho mucho a nivel nacional. Las marcas estadounidenses siguen adoptando la localización internacional. Los minoristas tienen que centrarse en las cosas que tienen sentido en los mercados individuales, en lugar de lanzar una cosa singular a todo el mundo con carta blanca. Lo que los minoristas se preguntan ahora es cómo puedo dirigir mi negocio desde un único sitio web sin tener que replicar esa huella digital para cada servicio de mercado. Los minoristas están desglosando todas estas complejidades para maximizar sus categorías de productos, seleccionar el surtido pertinente y posicionar el inventario. Ahí es donde empieza la localización".

Este artículo fue publicado originalmente en FashionUnited.COM, y posteriormente traducido del inglés al español y editado por Alicia Reyes Sarmiento.

GLOBAL-E