• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • La tecnología se convierte en un factor de éxito en la industria de la moda: sube el gasto

La tecnología se convierte en un factor de éxito en la industria de la moda: sube el gasto

Por Regina Henkel

10 may 2022

Empresas |ESTUDIO

Foto: Michael Burrows para Pexels

La industria de la moda está acelerando su desarrollo tecnológico en toda la cadena de valor. Las principales marcas y minoristas tienen previsto duplicar su inversión en nuevas tecnologías en los próximos años. Esta es la conclusión del nuevo estudio "The State of Fashion: Technology", realizado conjuntamente por la revista del sector The Business of Fashion (BoF) y la consultora McKinsey & Company.

Se lleva: centrarse en las tecnologías que hacen que el comercio minorista sea más flexible, sostenible y atractivo

Como muestra el estudio, se espera que las empresas de moda aumenten su inversión en tecnología del 1,6 al 1,8 por ciento de las ventas en 2021 al 3,0 al 3,5 por ciento en 2030.

En 2021, el valor de las 50 principales inversiones en tecnología en la industria de la moda aumentó un 66 por ciento en comparación con 2019, con un total de 16.200 millones de dólares (unos 15.400 millones de euros), según un análisis de McKinsey basado en datos de la plataforma de información empresarial Crunchbase. Esta inversión se realizó en minoristas de moda o en empresas que venden productos o servicios a empresas de moda, más que en marcas de moda. Alrededor del 55 por ciento de la inversión se destinó al comercio electrónico, que se ha beneficiado del aumento pandémico de las compras en línea. El resto se concentró en las tecnologías de pago, incluidas las empresas de "compre ahora y pague después", en el comercio social y en la reventa, seguidas por las empresas de la cadena de suministro y la logística y las empresas activas en tecnologías de NFT o de realidad virtual.

El futuro: centrarse en tecnologías competitivas

Todavía son pocas las marcas que han adoptado con éxito las tecnologías de forma competitiva. Pero los que invierten podrían ver el efecto positivo en sus beneficios según los autores del estudio. Las empresas que ya están utilizando tecnologías de IA para su negocio con el fin de aumentar la eficiencia operativa y mejorar el compromiso de los clientes podrían ver un aumento acumulado del flujo de caja del 118 por ciento para 2030, se añade en el estudio. El flujo de caja de las organizaciones que están empezando a utilizar la IA ahora podría aumentar un 13 por ciento en 2030.

Las tres áreas principales en las que los ejecutivos de la industria de la moda planean invertir de aquí a 2025 son la personalización, las tecnologías para tiendas y la gestión de la cadena de valor de principio a fin, según el estudio.

Cinco temas tecnológicos clave preocupan al sector

Metaverso: El metaverso ya ha llegado a la industria de la moda. Aunque en la actualidad sólo se dirige a un pequeño grupo de destinatarios, las marcas podrían generar hasta un cinco por ciento de su facturación gracias a las oportunidades de negocio que ofrecerá el metaverso desde los próximos dos a cinco años.

Personalización: A medida que el acceso a los clientes se encarece en línea, la personalización, el marketing basado en datos y en la IA y el comercio electrónico son cada vez más importantes. Las experiencias personales son cruciales para la fidelidad de los clientes a largo plazo.

Integrar el comercio minorista: A pesar de la acelerada tendencia a las compras en línea, se ha demostrado que a los clientes les sigue gustando comprar en las tiendas para poder examinar los productos con tranquilidad antes de comprarlos. La conexión de las tiendas físicas a través de las aplicaciones móviles y el microfilm desarrollará aún más el papel de las tiendas físicas.

Integración de extremo a extremo: La aplicación de tecnologías apoyadas en la IA para analizar la cadena de valor está todavía en su fase inicial y se realiza en su mayoría de forma selectiva y aislada. El objetivo será integrar toda la cadena de valor de principio a fin para aprovechar todo el potencial de optimización interfuncional y hacer que los procesos sean más eficaces y rentables. El aprendizaje automático y la computación en la nube son algunas de las tecnologías clave que las marcas pueden utilizar para lograr este objetivo.

Trazabilidad: La transparencia requiere la trazabilidad de los procesos y es clave para una producción social y ambientalmente responsable. Los sistemas de seguimiento basados en softwares de rastreo y en Big Data pueden ayudar a las marcas de moda a seguir sus cadenas de suministro.

Este artículo fue originalmente publicado en FashionUnited.DE, y ha sido traducido y editado al español por Veerle Versteeg.