Su estreno este viernes en París es uno de los platos fuertes del año en la industria de la moda. El diseñador francés Hedi Slimane, que convirtió al hombre en una figura filiforme, regresa a las pasarelas con Celine, dos años después de su partida de Saint Laurent.

Conocido por una estética rock y "ambisexual", -pantalón slim y chaqueta acortada- que se impuso en la moda callejera en los años 2000, Slimane, de 50 años, cuenta entre sus fans con Karl Lagerfeld, que dijo haber perdido 40 kilos para poder entrar en sus trajes.

Tras haber partido de Saint Laurent en 2016, este residente en Los Ángeles se consagró por completo a la fotografía, su otra pasión.

"Todo mi trabajo consiste en documentar mi época, ya sea la fotografía o la moda", declaró esta semana el diseñador en una rara entrevista al diario francés Le Figaro.

Este hijo de un contable tunecino y de una costurera italiana asegura hallar su inspiración en el "espíritu de París", donde nació, estudió -concretamente en la prestigiosa Escuela del Louvre- y de la que ama "infinitamente" su vida nocturna.

Con 18 años, le resultaba imposible hallar una buena chaqueta, "todo era demasiado cuadrado" y era su madre, procedente de una familia de modistos, quien se las confeccionaba "perfectamente".

"Chaquetas para salir"

Su famosa línea filiforme nació de la idea "de un primer traje, con el placer y el deseo de juventud de tener una primera chaqueta para salir (...) sin un carácter estatutario, lejos de las convenciones de un traje de banquero", explica. "Esto pasaba forzosamente por redefinir los códigos y la silueta".

Con la firma francesa Celine, Slimane regresa al grupo LVMH, donde trabajó como director artístico de Dior hombre entre 2000 y 2007, antes de fichar por Saint Laurent en 2012, propiedad del grupo rival Kering.

El diseñador asegura haber "siempre fotografiado, documentado y vestido la juventud" libre y despreocupada, que adoptó su traje y sus finas corbatas negras. Las mujeres se apropiaron a su vez de algunas prendas.

En sus desfiles, invitaba a grupos de música londinenses y los diseñadores más prestigiosos, de Yves Saint Laurent a Lagerfeld, pasando por Jean-Paul Gaultier, se precipitaban a la primera fila, así como estrellas como Mick Jagger y Elton John.

Algunos especialistas hablan de un antes y un después de Slimane en la moda masculina. En 2002, se convirtió en el primer diseñador de colecciones para hombre en recibir el premio del Consejo de Diseñadores de Moda Estadounidense, el más anhelado.

Nuevo capítulo

En Celine, reemplaza a la británica Phoebe Philo, que imprimió un estilo deportivo-chic a la marca fundada en 1945. Asume todas las colecciones, incluida la masculina creada con su llegada.

El cambio de estilo se anuncia radical: "No se entra en una casa de moda para imitar a quien te ha precedido", declara a Le Figaro.

En Instagram, ni rastro del legado de Philo en la cuenta de la firma. Se inaugura con la presentación del nuevo logotipo, inspirado en el de la casa de los años 1960, con letras más juntas y la supresión del acento en la primera e.

La primera creación revelada en la red social invita al misterio: una silueta vista de espaldas con una chaqueta negra brillante de hombros anchos y lentejuelas.

Su primer bolso fue revelado colgando del brazo de Lady Gaga, "una amiga de larga data". Ambos sufren de un mal particular, ella de fibromalgia -dolores nerviosos en todo el cuerpo-, y él de acúfenos -una sensación auditiva que consiste en percibir sonidos que no proceden de fuentes externas.

Extremadamente reservado en cuanto a su vida privada, en una entrevista con Yahoo en 2015 aludió simplemente a su "fe en Dios" y a su propensión a quererlo controlar todo.(AFP)