Adidas y Reebok comparten el primer lugar en el Fashion Transparency Index del 2018

El grupo Fashion Revolution ha presentado, coincidiendo con la celebración del 5 aniversario del derrumbe de Rana Plaza, su Fashion Transparency Index. En esta edición 2018 los resultados han revelado que las grandes compañías deportivas son las que predominan en los primeros puestos de este ránking. Adidas y Reebok son las compañías que lideran en la lista, ambas con 58 puntos sobre 100. Les sigue en un tercer lugar la marca Puma, con 56 puntos y en cuarto y quinto lugar están H&M y Esprit, con 55 y 54 puntos, respectivamente.

Fashion Revolution es un movimiento global sin ánimo de lucro con equipos en más de 100 países en todo el mundo. En su campaña Fashion Transparency Index (o en español: Índice de transparencia de la moda) se encargan de revisar a 150 de las principales marcas y minoristas mundiales de moda, para luego clasificarlas de acuerdo a la cantidad de información que revelan sobre sus proveedores, las políticas y prácticas de la cadena de suministro y el impacto social y ambiental de estas marcas.

Adidas y Reebok comparten el primer lugar en el Fashion Transparency Index del 2018

En este sentido, varias de las marcas con mayor puntuación en el ránking son cadenas del grupo Inditex, entre ellas Bershka, Massimo Dutti, Pull&Bear, Stradivarius y Zara, todas ellas con obtenido 42 puntos. En la parte media de la clasificación destacan marcas como Burberry, con 33 puntos; Topshop, con 26 puntos, y Walmart, con 25 puntos. En la parte más baja de la clasificación se encuentran las marcas Abercrombie & Fitch y Ralph Lauren, ambas con 14 puntos. Tal y como ha informado Modaes, entre las marcas con una calificación de cero puntos, resaltan Sandro, Dior, Max Mara, Longchamp y Desigual.

Las cinco áreas claves para la clasificación

Fashion Revolution se basa en cinco categorías para la clasificación de estas empresas de moda, cada una de estas categorías responde a una o varias preguntas. En la primera categoría, Políticas y Compromisos, se busca saber cuáles son las políticas y procedimientos de derechos humanos y ambientales de la marca para su propia fuerza de trabajo. En la segunda categoría, Gobierno, se investiga sobre quién en la empresa es responsable de los impactos sociales y ambientales. En la tercera, Trazabilidad, se aseguran si la compañía publica o no la lista de sus proveedores, y cómo de detallada es esa información en el caso de que estas listas estén al alcance del público. En la cuarta categoría, Asesoramiento de los proveedores y resolución de problemas una vez detectados, la organización se pregunta: ¿Cómo evalúan las marcas la implementación de sus políticas? ¿Comparten los resultados de estas evaluaciones?

Adidas y Reebok comparten el primer lugar en el Fashion Transparency Index del 2018

Por último, pero no menos importante, en la categoría Spotlight Issues, que fue incluida este año, la organización se enfoca en diferentes "Temas de Spotlight". Este año, el equipo Fashion Revolution ha elegido centrarse en tres cuestiones con más detalle, ya que se alinean con el próximo trabajo sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. Estos temas son: lMujeres - cómo las marcas y los minoristas abordan la discriminación y la violencia basadas en el género en las cadenas de suministro, apoyando la igualdad de género y promoviendo el empoderamiento de las mujeres en su propia empresa y en la cadena de suministro - Trabajadores - cómo las marcas y los minoristas están apoyando el pago de salarios dignos a sus empleados y trabajadores en la cadena de suministro, y cómo están asegurando que los trabajadores puedan sindicalizarse y negociar colectivamente - Residuos - qué están haciendo las marcas y los minoristas para abordar el desperdicio, el reciclaje de textiles y prendas de vestir, y lo que están haciendo para avanzar hacia una economía circular.

Cómo surgió Fashion Revolution y la importancia de la transparencia en la industria de la moda

La organización detrás de este ránking, Fashion Revolution, fue fundada por Carry Somers y Orsola de Castro en el 2013, en respuesta al desastre del edificio Rana Plaza en Bangladesh, donde murieron más de 1000 personas. El colapso de la construcción se produjo el 24 de abril del 2013, en el lugar había fábricas de ropa, un banco y varias tiendas. Este hecho produjo conmoción a nivel mundial luego de que se diera a conocer que el día anterior se había alertado sobre unas grietas en la construcción, pese a esto, los supervisores declararon que el edificio era seguro y exigieron a los trabajadores de la confección volver al día siguiente, ignorando las advertencias para evitar el uso del edificio.

Tal como lo explican en su página web, para Fashion Revolution la transparencia es “un medio para cambiar, no un fin. La transparencia por sí sola no representa el tipo de cambio sistémico estructural que nos gustaría ver para la industria de la moda, pero nos ayuda a llegar allí. Pone el foco en cuestiones que a menudo se dejan en la oscuridad, tales como: salarios dignos, igualdad de género, condiciones de trabajo, comercio justo y sostenibilidad ambiental. En última instancia, creemos que la transparencia es el primer paso para crear una industria de la moda más justa, segura y limpia”.

Foto: Facebook Fashion Revolution.