CDMX - Colores intensos y de alto contraste, iluminados por decenas de velas que hacen resplandecer a pequeñas calaveras de azúcar a rayas, emblemático patrón del diseñador francés Jean Paul Gaultier, se exponen en la ofrenda del Día de Muertos que un museo mexicano elaboró en colaboración con el modisto.

El museo Anahuacalli, construido por el célebre muralista mexicano Diego Rivera, esposo de la aún más famosa pintora Frida Kahlo, es el artífice de este "diálogo-colaboración" entre Gaultier y la institución que reinventa la tradición mexicana de la ofrenda o altar de muertos.

"Como Frida y Diego, Jean Paul Gaultier aprovecha la riqueza que surge del contraste", dice el museo sobre la estética de esta ofrenda que evidencia "la pasión del diseñador francés por Kahlo y lo mexicano", según las notas de presentación de la muestra que se extenderá hasta diciembre. Estos altares, que millones de familias mexicanas elaboran cada año en sus casas para celebrar el Día de Todos los Santos o Día de Muertos, son una forma de homenajear a los seres queridos fallecidos.

En ellos se colocan objetos personales de los muertos o sus alimentos favoritos, acompañados de adornos como las tradicionales flores de cempasúchil, de intenso color naranja, o el papel picado, que consiste en pliegos de papel de seda calados con escenas cotidianas representadas por esqueletos vivientes o "calacas". En la ofrenda se destacan piezas de manufactura artesanal incluyendo floreros, platos o máscaras en colores fríos como verde, ocre o azul oscuro, en contraste con flores y papeles picados de tonos naranja, rosa o rojo intenso.

Gaultier entró en contacto con la obra de Kahlo a principios de los años 1990, cuando la cantante estadounidense Madonna, a quien le diseñaba el vestuario, le mostró los cuadros de la artista en su colección. El modisto francés "se apasionó por la obra de Kahlo, tan perturbadora y, a la vez, llena de vitalidad", destacan los organizadores de esta colaboración que incluirá también la exposición de 19 vestidos de Gaultier inspirados "en México y sus contrastes".

Los vestidos en la muestra representan tres temáticas: Frida, con su alegría, tristeza y cicatrices; la lucha libre mexicana, y su particular mezcla de deporte y folclore; y algunas manifestaciones de arte popular, como el trabajo en papel maché, textiles bordados y vestuarios tradicionales. La exposición y la ofrenda estarán abiertas al público hasta el 8 de diciembre. (AFP)

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO