(Publicidad)
(Publicidad)
Lagerfeld, mon amour", París homenajea al gran diseñador de Chanel

El pase este martes de Chanel consagró la historia de amor entre Karl Lagerfeld y París. El diseñador hizo desfilar a sus modelos a los pies de una réplica de la Tour Eiffel y la capital le distinguió con el mayor de los honores.

Lagerfeld, cuyos espectaculares desfiles dan tanto que hablar como sus colecciones, hizo construir una Tour Eiffel de 38 metros de alto, de acero y madera, bajo el majestuoso techo de vidrio del museo del Grand Palais. En su último pase, en marzo, el protagonista fue un cohete espacial de la misma altura.

A la selecta cita parisina, una de las más importantes del calendario anual de la moda, asistieron estrellas como Julianne Moore, Sofia Coppola, Tilda Swinton, Katy Perry, Pharrell Williams y Cara Delevingne. El "káiser" de la moda presentó una colección para el otoño-invierno de tonalidades grises, sobria, con abrigos de tweed entallados, que dibujan una silueta redondeada, un look que se complementa con botas altas o botines negros y sombrero.

Lagerfeld, mon amour", París homenajea al gran diseñador de Chanel

La textura jaspeada del tweed se interrumpe a veces con grandes flores bordadas aquí y allá, mientras algunos vestidos plateados evocan cotas de malla. Las plumas ornamentan varias chaquetas, erigiéndose sobre los hombros. Al término del desfile, Lagerfeld salió a saludar como es habitual vestido de blanco y negro, con su cabello blanco recogido en coleta y sus sempiternas gafas de sol. Pero esta vez el diseñador de origen alemán no solo fue aplaudido por el público. La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, le condecoró con la medalla Grand Vermeil, la más alta distinción de la capital francesa.

Lagerfeld, "universal"

"Usted es universal. Su talento es reconocido a escala planetaria. Es una persona que hace de París una ciudad todavía más mágica", dijo la alcaldesa, también vestida de blanco y negro. "Usted es París, gracias Karl", concluyó. Lagerfeld, octogenario, se instaló en París en su adolescencia y desde 1983 es el director artístico de Chanel, marca que ha ido reinventando con el paso de las temporadas. "Yo soy un extranjero y quiero seguir siéndolo, porque los extranjeros tienen otra visión de París y Francia", dijo Lagerfeld. "Con los últimos cambios, tenemos la impresión de que amanece un nuevo día en Francia", dijo en alusión a la reciente elección del presidente Emmanuel Macron, que dibujó como faraón francés al día siguiente de su victoria electoral. "Todo el mundo está enamorado de nuevo de París, de Francia, hay ganas de estar aquí, de que el francés se convierta de nuevo en la lengua de moda", agregó el diseñador, que hace un año había lamentado el estado "sombrío" de la capital francesa.

Al margen de su trabajo, al que se dedica intensamente desde hace más de 60 años, Lagerfeld es un apasionado de la fotografía, el arte y la lectura (posee entre 250.000 y 350.000 volúmenes). Además de codearse con la jetset mundial, tiene como íntima compañera a su gata Choupette, de raza Sagrado de Birmania, con más de 51.000 seguidores en Twitter. El desfile de Chanel se enmarca en la Semana de la Alta Costura de París que culminará el miércoles, con el desfile de Fendi, del que Lagerfeld también es director artístico.

Por Anna Pelegri, AFP
Photo catwalk: Patrick Kovarik, AFP
Photo Karl Lagerfled y Anne Hidalgo: Hendrik Ballhausen/dpa