• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Las grandes firmas de la moda no están cumpliendo con las metas verdes
Las grandes firmas de la moda no están cumpliendo con las metas verdes

Moda

Las grandes firmas de la moda no están cumpliendo con las metas verdes

Por AFP

25 de marzo de 2021

Los gigantes de la moda avanzan lentamente en cuanto a cumplir con sus promesas para mejorar su impacto medioambiental y social. Así lo sostiene un informe de sostenibilidad irrefutable publicado el lunes.

El Sustainability Index de la revista Business of Fashion, el primero en ofrecer comparaciones directas de las principales firmas de la industria, descubrió que muchas empresas se están quedando cortas en el cumplimiento de su ambiciosa retórica por ser verdes.

“La economía global tiene 10 años para evitar un cambio climático catastrófico y tiene el reto de mejorar el bienestar de los trabajadores que la hacen funcionar”, asegura el informe, que ha sido elaborado por un grupo especial, expertos en sostenibilidad de todo el mundo.

“Se agota el tiempo y ya no basta simplemente con afirmar que se tiene la ambición de cambiar”.

El informe calificó a las 15 principales compañías del mundo de la moda a través de seis parámetros: transparencia, emisiones, agua y productos químicos, materiales, derechos laborales y desechos.

Ninguna empresa recibió una puntuación de más de 50 sobre 100, con la firma suiza Richemont y la firma estadounidense Under Armour obteniendo las peores puntuaciones, solo 14 y nueve en total.

No respondieron a solicitudes de comentarios.

Los que han obtenido el mejor desempeño han sido la casa de lujo francesa Kering, y Nike, empresas que recibieron puntuaciones de 49 y 47 respectivamente.

“Muchas de las compañías más grandes del mundo de la moda todavía no saben o no revelan el origen de sus productos, y cuanto más bajes en la cadena de suministro, menos transparencia hay”, revela el informe.

“Eso permite la explotación y la violación de los derechos humanos y crea dificultades a la hora de valorar el impacto de la industria en el medio ambiente”.

‘Simplemente no funciona’

Un estudio de 2019 realizado por la Alianza para la Moda Sostenible de la ONU reveló que la moda era el segundo mayor consumidor de agua, y responsable del 8-10 por ciento de las emisiones globales de carbono, “más que todos los vuelos internacionales y el transporte marítimo juntos”.

El nuevo Sustainability Index sostiene que muchas firmas tienen objetivos para reducir sus emisiones pero tienen poca información del estado actual de las mismas.

Tres firmas, Richemont, Under Armour y LVMH, no fijaron objetivos de emisiones de ningún tipo.

Se constató que menos que la mitad de las empresas tenían objetivos claros para reducir el consumo de agua y productos químicos peligrosos, y solo cuatro tenían una meta con plazos determinados respecto al reemplazo del poliéster a base de petróleo, un tejido muy utilizado a nivel internacional, por alternativas recicladas.

Los peores resultados se observaron en el asunto de desechos, con el informe citando un estudio reciente de la Ellen McArthur Foundation que revelaba 40 millones de toneladas de textil desechados en vertederos o incinerados cada año.

“Las compañías hablan más de la circularidad de la que la adoptan”, dijo el estudio.

Las puntuaciones en el ámbito de los derechos laborales también fueron pésimas.

“A pesar de que aún tenemos 10 años por delante, actualmente estamos estancados y el discurso sigue estando muy por delante de las acciones”, asegura Anannya Bhattacharjee de la Asian Floor Wage Alliance en el informe.

“No importa el número de comisiones que se creen en las fábricas, simplemente no funcionan”, añadió. “Comprometerse a un salario mínimo vital no tiene ningún valor si los precios de compra no cubren el gasto de los salarios mínimos”.

Sin embargo, el informe busca un tono constructivo, señalando que no fue diseñado para castigar o alabar a las compañías, sino para alentar la innovación.

"La sostenibilidad medioambiental es más importante que cualquier marca, fabricante o minorista individual. Todos debemos trabajar juntos", escribió otro de los autores, Edwin Keh, del Hong Kong Research Institute of Textiles and Apparel.(AFP)

Este artículo fue previamente publicado en FashionUnited.UK, traducido y editado al español por Veerle Versteeg.