• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Golpe al textil de la nueva variante ómicron del coronavirus

Golpe al textil de la nueva variante ómicron del coronavirus

Por Jaime Martinez

29 nov 2021

Empresas

Photo Credits: Zalando, compañía que logró terminar en positivo tras el “viernes negro” del 26 de noviembre de 2021. Fotografía de archivo.

Nueva semana en vilo es lo que les espera por delante a las grandes compañías de la moda y del textil, después de que a última hora del pasado jueves Reino Unido anunciase la suspensión temporal de los vuelos procedentes de Sudáfrica y de otras 5 naciones situadas ubicadas al sur del continente africano, tras la detección de una nueva variante del Covid-19. Una nueva cepa que ya ha sido bautizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con la letra griega “ómicron”, frente a la que comenzaban a blindarse un buen número de países del resto del mundo, anunciando ya, a medida que avanzaba la jornada del pasado viernes 26, una cascada de restricciones a todos los vuelos procedentes tanto de Sudáfrica como, en el caso de los países de la Unión Europea, de un total finalmente de otras 6 naciones africanas: Botsuana, Esuatini, Lesoto, Namibia, Mozambique y Zimbabue. Una decisión que los 27 adoptaban en el seno de la Comisión Europea, ante la preocupación que se producía tras la advertencia lanzada por la OMS del mayor riesgo de contagio que presentarían las múltiples mutaciones con las que contaría esta nueva variante del virus, así como tras la detección de un primer caso de contagio en Bélgica, al que a lo largo de este fin de semana se han sumado distintos casos en Reino Unido, así como Alemania, Italia, República Checa, Países Bajos y Dinamarca.

La imposición de las nuevas restricciones y los nuevos casos de contagiados por “ómicron” no dejaron de pasar desapercibidos frente a unos mercados, que los comenzaron a entender como la más que posible antesala, tanto a una nueva serie de limitaciones generalizadas a escala internacional, como de lo que podría finalmente convertirse en una nueva y preocupante oleada de contagios de una nueva variante que podría mostrarse desde más virulenta y contagiosa, como completamente resistente a la protección de las vacunas. Realidades todas ellas que terminarían por poner en muy serio peligro la incipiente recuperación económica que se está produciendo tras los meses más duros de la pandemia, circunstancia que se traducía en un “viernes negro” en el que la práctica totalidad de los valores vinculados al sector de la moda y del textil terminaban en negativo, experimentando unas acuciadas caídas del valor de sus acciones en bolsa.

Caídas generalizadas, con Zalando como excepción

Centrando este breve análisis de lo ocurrido el pasado “viernes negro” en el ámbito de la moda, y a la espera de ver cómo comienzan a comportarse los valores a medida que avance esta nueva semana de incertidumbres en relación con los efectos del coronavirus sobre la industria, la española Inditex, tras una semana en la que había lograba recuperarse de la brusca caída sufrida el viernes anterior, volvía a ver como sus valores se hundían en bolsa. Con unos títulos que caían un -4,94 por ciento, pasando de cotizar en los 30,76 euros por acción a los que cerraban la sesión del jueves, a cerrar la del viernes en los 29,24 euros por título.

En el caso de la otra gran multinacional de la moda europea, las acciones del Grupo de la moda sueco H&M caían un -5,28 por ciento, pasando de las 168,24 a las 159,36 coronas suecas por acción. Una acuciada caída que volvían a experimentar incluso grupos nativos digitales como Asos, cuyas acciones caían un -3,85 por ciento pasando de los 2.546 a los 2.448 peniques por acción; o Farfetch, cuyas acciones se depreciaban un -2,52 por ciento, tras pasar de los 36,93 dólares a los 36 dólares por acción. Dejando únicamente a la alemana Zalando como una de las pocas compañías de moda europeas que lograba salvarse de este hundimiento generalizado, tras ver como sus títulos se revalorizaban un +5,52 por ciento, pasando de los 78,28 a los 82,60 euros por acción. Caídas a las que se sumaban, desde los Estados Unidos, una VF Corp. (Timberland y The North Face) que perdía un -2,14 por ciento del valor de sus títulos, que pasaban de los 75,60 a los 73,98 dólares; o una PVH Corp. (Tommy Hilfiger y Calvin Klein) que se hundía un -6,88 por ciento, pasando de los 118,24 a los 110,11 euros por acción.

La resiliencia del lujo y de la moda deportiva, golpeada por ómicron

A diferencia de la buena resiliencia que habían demostrado tener, aparentemente, frente a la nueva oleada de restricciones que ya habían comenzado a imponerse en Europa a finales de la semana anterior, la amenaza de la nueva variante ómicron también ha terminado golpeando al siempre buen parado sector de la moda-lujo. Algo que se ponía bien de manifiesto con la caída que el holding internacional francés Kering experimentaba de un -7,39 por ciento de sus acciones, títulos que caían desde los 718,80 hasta los 665,50 euros por acción. Así como con las acciones de una LVMH que perdían un -5,81 por ciento de su valor, tras pasar de cotizar en los 734,70 a cerrar la semana en los 692 euros por título. Mientras que, ya desde los Estados Unidos, valores como los de Capri Holdings (Michael Kors, Versace y Jimmy Choo) se dejaban un -3,44 por ciento, tras pasar de los 63,74 a los 61,55 dólares.

Del mismo modo, llamaban poderosamente la atención las igualmente caídas generalizadas que se producían en el seno de otro de los sectores que mejor comportamiento han mostrado tener frente a los efectos del coronavirus: el de la moda deportiva. Un ámbito en el que nos encontrábamos con bruscas caídas en Puma, cuyas acciones caían un -4,37 por ciento pasando de los 108,70 a los 103,95 euros por acción; en Adidas, cuyos títulos perdían un -5,45 por ciento de su valor, tras pasar de los 267,95 a los 253,35 euros; y finalmente Nike. Multinacional estadounidense que se veía de esta suerte igualmente golpeada por los primeros efectos de una variante ómicron que hacía caer sus acciones un -2,33 por ciento, tras empujarlas de los 172,03 a los 168,02 dólares por título.

CORONAVIRUS
FINANZAS