La fortaleza de Nike: aumenta su beneficio un +11 por ciento tras disparar sus ventas online

Madrid – La multinacional estadounidense de prendas y artículos deportivos Nike daba a conocer en el día de ayer sus resultados financieros relativos al primer trimestre de su actual ejercicio 2020/2021. Periodo que finalizaba el pasado 31 de agosto, durante el que la compañía experimentó una más que satisfactoria caída de tan solo un -1 por ciento, hasta registrar unos ingresos totales por valor de 10,6 mil millones de dólares. Cifra sustentada sobre el increíble comportamiento de un canal digital en el que la multinacional multiplicaba sus resultados tras crecer un +82 por ciento, con lo que lograba compensar buena parte de las pérdidas que continúa sumando en sus tiendas a pie de calle, como consecuencia de la contracción de la actividad experimentada a raíz de esta pandemia por coronavirus. Reflejándose todo ello finalmente en un beneficio neto de 1.518 millones de dólares, que representa un aumento del +11 por ciento frente a los 1.367 millones que lograba generar durante el mismo periodo del pasado año.

“Nuestros resultados de este trimestre continúan demostrando la ventaja competitiva de Nike, en la manera en la que vienen a fortalecer nuestra posición en medio de esta incertidumbre”, señalaba John Donahoe, presidente y director ejecutivo de Nike, a través de unas declaraciones difundidas por la propia compañía. “En este entorno dinámico, nadie puede seguir nuestro ritmo de lanzamiento de productos innovadores ni la profunda conexión de nuestras marcas con los consumidores”. “Estas fortalezas, junto con nuestra aceleración digital, están abriendo el potencial de Nike en el mercado en el largo plazo”.

“Nike se está recuperando rápidamente gracias al impulso de la propia marca y a su crecimiento digital, así como a nuestro implacable enfoque dirigido a normalizar la oferta y la demanda en el mercado”, apuntaba por su parte Matt Friend, vicepresidente ejecutivo y director financiero de Nike. “Seguiremos impulsando las inversiones en nuevas capacidades que contribuyan a impulsar nuestra transformación digital, así como a catalizar el crecimiento y la rentabilidad a largo plazo de Nike”.

Caída de ventas del -1 por ciento y aumento de la demanda de sus líneas de calzado

Atendiendo al comportamiento de Nike por regiones, en América del norte, su principal mercado, la compañía experimentó una leve caída de ventas de apenas un -1 por ciento, hasta un total por valor de 4.225 millones de dólares. Mientras tanto en EMEA (Europa, Oriente Medio y África), la compañía experimentó un crecimiento de ventas del +5 por ciento, hasta los 2.910 millones de dólares. Aumento que se vio superado por una China en la que las ventas se disparaban un +8 por ciento hasta los 1.780 millones. Mientras que en la región Asia-Pacífico y Latinoamérica, la de menor impacto sobre las cuentas de la multinacional, sus ventas caían un -12 por ciento, pasando de los 1.345 a los 1.099 millones de dólares. Reflejando como resultado unas ventas totales por valor de 10.018 millones, un -1 por ciento frente a los resultados registrados el pasado año, a las que hay que sumar los 563 millones generados por la segunda marca de la compañía, Converse. Que vio igualmente como sus ventas aumentaban un ligero +2 por ciento frente a las cifras obtenidas durante su anterior ejercicio.

En cuanto a sus líneas de producto, el mejor comportamiento lo observamos en las colecciones de calzado de Nike, cuyas ventas lograron incrementarse un +11 por ciento en América del Norte, un +2 por ciento en EMEA y un +10 por ciento en China, cayendo un -12 por ciento en Asia-Pacífico y Latinoamérica. Seguida de su línea de prendas, con una bajada del -21 por ciento en América, una subida del +11 por ciento en EMEA, un incremento del +5 por ciento en China y una bajada del -10 por ciento en Asia y Latinoamérica. Y por último con su catálogo de equipamiento deportivo, línea en la que, salvo en China, donde sus ventas aumentaron un +3 por ciento, las bajadas son generalizadas, con una caída de ventas del -26 por ciento en América del Norte, del -6 por ciento en EMEA y del -28 por ciento en Asia y Latinoamérica. Datos que finalmente se reflejaban, de manera global, en un incremento del +5 por ciento de las ventas en la línea de calzado, y bajadas del -7 por ciento en moda y del -16 por ciento en material deportivo.

Reducción de un -33 por ciento en marketing y publicidad

Tras el éxito que han supuesto a todas luces estos resultados para la compañía en mitad de esta incertidumbre generalizada, encontramos un ajuste de gastos, principalmente de sus departamento de marketing. Donde la cancelación de los eventos deportivos promocionados por la compañía supuso una gran fuente de ahorro, que desde Nike compensaron con diferentes inversiones en marketing digital.

Los gastos orientados a la generación de demanda, esencialmente vinculados a los departamentos de marketing y publicidad, se vieron así reducidos un -33 por ciento, hasta los 677 millones de dólares. Mientras que los gastos operativos generales lo hacían un -1 por ciento, hasta los 2.300 millones. Después de que la compañía decidiese emplear parte del ahorro generado por la paralización de parte de su actividad, como viajes y partidas relacionadas, en financiar sus inversiones, esencialmente en digitalización y en venta directa al cliente a través del canal online.

Photo Credits: Nike, fotografía de archivo.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO