Ella ha impulsado la moda en México durante 50 años

Este año, Beatriz Calles, actual directora de Mercedes-Benz Fashion Week Mexico City, celebra 50 años de trabajar en la moda. Beatriz ha realizado una importante carrera impulsando la moda mexicana, apoyando talentos emergentes, creando un renombre para la industria dentro y fuera del país y transformando el diseño nacional hacia una profesionalización del mismo.

Con motivo de su 50 aniversario, en FashionUnited conversamos en entrevista con Beatriz Calles, quien nos contó cómo comenzó en el mundo de la moda, su trayectoria, los aprendizajes que ha tenido en esta larga carrera, los retos y oportunidades que ve en la industria y cuál es su siguiente paso.

Pasión por la moda

“Llevo 50 años de estar en este mundo tan maravilloso que amo y me apasiona, y al que llegué de casualidad”, nos cuenta Beatriz en entrevista.

La moda es algo que siempre ha estado en su ADN, Beatriz nos cuenta que desde que era una niña uno de sus juegos favoritos era jugar con los looks de sus Barbies, combinando ropa, cambiando los coordinados y hasta tejiendo nuevos diseños. Otro de sus juegos preferidos era crear obras de teatro con sus amigos en Semana Santa, dirigiendo a sus pequeños actores, invitando a los papás a la función, escribiendo las historias y hasta abriendo los telones que hacía a partir de cortinas de baño. Dos juegos que realmente indicaban cuál sería su verdadera vocación: estar al frente de los desfiles más importantes del país.

Con el paso del tiempo sus intereses comenzaron a cambiar y se encaminaron hacia la restauración de arte, por lo que cuando estaba por elegir una carrera ella se imaginaba restaurando un cuadro del siglo XII. “En ese entonces acompañé a una amiga a una bolsa de trabajo y estando ahí también hice una solicitud y salí muy bien porque me hablaron. Me dijeron que había un puesto que buscaba mi perfil en el Secretariado Internacional de la Lana”, nos cuenta Beatriz. Con tan sólo 17 años decidió ir a la entrevista por consejo de su padre y después de platicar con la coordinadora de moda Georgina Austin obtuvo el trabajo.

Rápidamente se olvidó del mundo del arte y regresó a ella su pasión por la moda, la cual se había diluído con los años, ya que en el país no habían las oportunidades que existen hoy en día en la industria. “Mi trabajo consistía en hacer desfiles, conocer diseñadores, hablar de tendencias. No creía mi suerte. Yo llevaba las tendencias de lo que presentaban los diseñadores en Francia para lo de dama y el fuerte en caballero estaba en Londres. Nos mandaban las muestras de alta costura de los diseñadores y hacíamos desfiles de moda con esas muestras. Así de hermoso me tocó iniciar”.

“Ha cambiado mi inspiración porque entre más pasa el tiempo más orgullosa estoy de mi país”

3 momentos icónicos

Beatriz Calles nos compartió cuáles han sido los momentos de su carrera que considera han sido clave para ella. Y aunque cada uno ha sido muy diferente del otro, todos tienen algo en común: experiencias memorables combinadas con complicados retos.

El primero que nos dijo - mientras se le iluminaba el rostro - fue el desfile que trabajó para Karl Lagerfeld. Aún cuando ya no era la coordinadora de moda en Palacio de Hierro, Beatriz continuaba realizando desfiles para la departamental y cuando el entonces diseñador de Chloé presentó su nueva colección en México, ella fue la indicada para crear ese desfile.

El segundo momento que nos comparte, y uno de los más emotivos para la directora, es un desfile que creó durante el Festival del Centro Histórico y que después fue llevado a Francia. Se trataba de la primera vez que el festival tendría un evento de moda, y la primera vez que se presentaría algo de esta industria en el Palacio de Bellas Artes. El show, de nombre Costura con Postura, comenzó con las modelos haciendo una representación del Mural de Bonampak, seguido de dos bailarines, cada uno con una guacamaya en la mano y después el desfile en el que caminaron modelos de la talla de Rebecca de Alba, Montserrat Oliver, Martha Cristiana y Eugenia Cauduro. El desfile lo vio un directivo de L’Oreal y la invitó a llevarlo a París, en donde después de unas modificaciones se presentó ante 3000 espectadores. “Nos aplaudieron de pie y yo no podía parar de llorar mientras lo veía en la pantalla del backstage”, dijo nuevamente con lágrimas formándose en los ojos. “Yo solo pensaba ‘qué bonito es mi trabajo’ y ‘gracias Dios’”.

El tercer momento memorable que comparte fue cuando realizaba los desfiles para la Cruz Roja con los que se recaudaban fondos. En uno de ellos quien se presentó fue Hubert de Givenchy y Beatriz hizo su desfile. El diseñador quedó tan complacido que después la llamó nuevamente para que hiciera dos de sus últimos desfiles al frente de la marca en París, uno de prêt-à-porter y otro de alta costura.

Además de estos recuerdos espectaculares, Beatriz confiesa que ahora está viviendo una época que también es icónica en su carrera, que se trata de ver a los nuevos diseñadores que ella ha apoyado triunfar tanto en el país como más allá de las fronteras.

Ella ha impulsado la moda en México durante 50 años

El siguiente paso

“Durante la conferencia de prensa de Fashion Week me preguntaron que cómo quiero celebrar mis 50 años y lo que quiero es ahora apoyar al talento en otros estados, como en Monterrey”, cuenta la directora.

Ella explica que la industria está creciendo, pero lo está haciendo de manera muy centralizada, como en Ciudad de México, Guadalajara, Puebla, Estado de México y Tlaxcala. Pero que en el norte está pasando un fenómeno de fuga de talentos. “En Monterrey hay universidades que enseñan moda y que son increíbles, pero los estudiantes al terminar se van a Estados Unidos. Por eso quiero ahora voltear a ver a Monterrey y por eso para este Fashion Week vienen dos universidades a traer a sus talentos y ver qué oportunidades les puede traer la plataforma”.

Beatriz también cuenta que con el tiempo ha cambiado aquello que la inspira y ahora es el orgullo que siente por México. Desde la belleza natural, la calidez de la gente, la cultura y el talento que existe en el país y que suele darse por sentado. “A veces me dicen que no hay alta costura en México y yo les digo que eso no es cierto, sí hay. Los artesanos hacen alta costura. ¡Se pueden tardan 3 meses en bordar un huipil! Son las artesanas francesas las que hacen alta costura en Francia y son las artesanas mexicanas las que hacen estas bellezas de alta costura en México”, cuenta la experta en moda, quien también enfatiza que es importante tener los ojos más abiertos y receptivos a las maravillas que existen en el país.

La prenda icónica de Beatriz Calles

“Siempre me encantó Carlo Demichelis y tengo un abrigo de los ochentas de una lana pesada que tiene cuero en la parte de enfrente y en la parte de atrás. Tengo otro abrigo de él de los noventas, cortito de cashmere tejido y con piezas de piel. Y tengo dos chamarras de Carlo también que son de los noventas y que al día de hoy aún me las pongo”.

Photo Credit: Beatriz Calles por Jose Manuel Ruiz

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO