Kering responde frente a LVMH: “retira” a su director de joyas y relojería tras la compra de Tiffany

Madrid- Primer movimiento del conglomerado del lujo francés Kering, matriz de compañías como Gucci, Balenciaga o Boucheron; tras la compra de las joyerías Tiffany por parte de su principal competidor, el también grupo francés LVMH. Y es que la compañía presidida por François-Henri Pinault acaba de anunciar la dimisión de su hasta ahora director ejecutivo de la división de joyería y relojería del grupo, el directivo Albert Bensoussan.

“Albert Bensoussan ha decidido emprender un proyecto personal fuera de Kering. Kering le agradece calurosamente su contribución durante los últimos cinco años al frente de la división de relojes y joyas”, indicaba de manera escueta la compañía en un comunicado dirigido al medio estadounidense wwd. Una renuncia que se produce en un momento especialmente delicado, y es que no ha debido de sentar nada bien en el grupo francés la reciente adquisición de Tiffany por parte de su principal competidora LVMH. A quién logró vencer en el pasado haciéndose con las riendas de la que hoy por hoy es su principal marca comercial: Gucci.

Director ejecutivo de Relojería y Joyas de Kering desde 2014

Bensoussan aterrizó en Kering para liderar su área de joyería y relojería en torno al año 2014. Precisamente en el momento en el que comenzó la desaceleración en un sector, que poco a poco ha ido perdiendo valor dentro de los propios balances económicos de la multinacional francesa a consecuencia de la menor demanda de los clientes asiáticos y rusos. Al tiempo que en contraposición ha visto dispararse la rentabilidad de sus firmas de moda.

Con la salida de Bensoussan, que cuenta con una larga trayectoria en el sector trabajando para firmas y compañías como LVMH, Givenchy o Cartier —a la que permaneció ligado más de 10 años—, los directivos principales de las distintas marcas de joyería y relojería del grupo han pasado a responder directamente ante el director general del grupo Jean-François Palus. Mano derecha de Pinault, y junto a quien no hay duda que comenzará a trazar una nueva estrategia que le lleve nuevamente a ganar posiciones en un sector en el que mantiene firmes apuestas a través de las casas Boucheron, Pomellato, DoDo, Qeelin, Ulysse Nardin y Girard-Perregaux.

La sección de joyería y de relojería grupo, de la que la compañía no ofreció un desglose detallado durante su último balance, parece que sí ayudó a consolidar los increíbles buenos resultados del grupo durante su último tercer trimestre. Periodo durante el que disparó sus ingresos un 14 por ciento hasta los 3.884,6 millones de euros, apoyada, según remarcaba la propia compañía, en el buen comportamiento de Boucheron, Pomellato y DoDo, al tiempo que Qeelin continuó con sus planes de expansión en la china continental y Ulysse Nardin lanzaba sus nuevos modelos de relojes.

Photo Credits: Kering, página oficial.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO