• Inicio
  • Noticias
  • Gente
  • Puma nombra a Arne Freundt nuevo presidente y director ejecutivo

Puma nombra a Arne Freundt nuevo presidente y director ejecutivo

Por Jaime Martinez

4 nov 2022

Gente

Photo Credits: Arne Freundt, nuevo presidente de la junta directiva y nuevo director ejecutivo de Puma.

Golpe de timón el que da en su dirección la multinacional de la moda deportiva Puma, después de que la compañía haya anunciado, hace escasamente unos momentos, que su actual director ejecutivo, Bjørn Gulden, no será renovado en su cargo al frente de la empresa una vez que expire su mandato a finales de este mismo año de 2022. Momento en el que será sustituido por Arne Freundt, un histórico de su directiva y de sus equipos, que pasará a ejercer los cargos tanto de presidente de su junta directiva como el rol de director ejecutivo de la empresa, a partir del próximo 1 de enero de 2023.

El anuncio sobre el cambio ejecutivo al frente de la compañía, se ha realizado al mismo tiempo que desde la multinacional deportiva Adidas acaban de confirmar, públicamente y vía comunicado oficial, que se encuentran en negociaciones con Bjørn Gulden para nombrarlo como posible sucesor de Kasper Rorsted como director ejecutivo de Adidas. Dejando el actual relevo anunciado para Gulden al frente de Puma como la consecuencía de su inminente desembarco en Adidas, o como el fruto de una posible "deslealtad" demasiado pública realizada por Gulden a espaldas de la junta directiva de Puma.

El mandato por el que Freundt iniciará su andadura tomando el timón de la multinacional deportiva será por un periodo inicial de 4 años, a contar desde la fecha en la que acceda al frente de sus responsabilidades, marcada para ese comienzo del próximo año. Unas funciones que desempeñará apoyándose en su extensa experiencia profesional, y especialmente en los más de 10 años que ha permanecido vinculado a Puma. Compañía en la que actualmente ejerce las funciones de director comercial y es miembro de su junta directiva, desde junio de 2021, después de haber llegado a ocupar distintos cargos y responsabilidades al frente de la empresa, entre ellas, las de responsable de Estrategia Corporativa de Puma, director de su área comercial del negocio global de venta directa al consumidor, y la de director general de Puma para la región de EMEA.

“Mi contrato actual con Puma termina el 31/12/22 y después de 9 años he decidido que no se renueve”, defendía el propio Bjørn Gulden, actual director ejecutivo de Puma, a lo largo de unas declaraciones hechas públicas por la propia multinacional de la moda deportiva. “He disfrutado de 9 grandes años con la familia de Puma y estoy muy orgulloso de lo que hemos logrado juntos”, subraya Gulden. “Incluso durante estos tiempos difíciles, hemos contado con un gran impulso y hemos obtenido resultados de récord en ingresos y beneficios. Esto se ha logrado gracias a unos extraordinarios equipos, a nuestra especial cultura y a una gran junta directiva”. Una junta que, defiende el director ejecutivo saliente de la multinacional, “ha sido de gran apoyo también en estos tiempos difíciles, y que siempre ha mantenido una visión a largo plazo buscando lo que sería mejor para la empresa y para nuestra gente”. No obstante, explica Gulden, “sentía que era el mejor momento para Puma, para mi sucesor y para mí el que me marchase ahora”, defiende. “Todavía tengo mucha energía y quiero continuar, al menos por entre 5 a 10 años más, en un cargo operativo, lo que estimo que habría sido demasiado para Puma”. “Arne ha estado trabajando directamente conmigo durante 9 años, siempre ha formado parte de las decisiones estratégicas y de la toma de las importantes decisiones, y ha hecho un gran contribución al actual éxito de Puma”. “Conoce mis fortalezas y debilidades y”, apostilla Gulden, “estoy seguro de que llevará a cabo un trabajo aún mejor que el mío”.

“Me siento privilegia de que la junta directiva me de esta oportunidad de liderar esta gran empresa, junto con su fantástica gente, para llevar a Puma a un siguiente nivel”, añade por su parte Arne Freundt, nuevo presidente de la junta y director ejecutivo de Puma. “Bjørn ha sido un líder inspirador y estoy muy agradecido por el viaje conjunto que hemos venido haciendo”.

“Queremos darle las gracias a Bjørn Gulden por sus excelentes contribuciones durante sus más de nuevo años en Puma, en los que volvió a encarrilar al Grupo Puma y se aseguró de dejarlo en una excepcional forma”, añadía en este mismo sentido Héloïse Temple-Boyer, presidenta del consejo de administración de la multinacional deportiva. “En Arne Freundt, encontraremos a un líder reconocido dentro de la compañía, asumiendo el cargo de CEO”, añade Temple-Boyer. “Ha sido designado como el candidato y es la opción ideal para continuar con la exitosa trayectoria de Puma, y para dotar de un mayor impulso al gran momento por el que atraviesa la compañía”. “Lleva en su corazón a la familia Puma y se asegurará de que Puma continúe mostrándose como la mejor socia para los minoristas, proveedores y deportistas” vinculados a la multinacional deportiva.

Cambio de dirección tras un último trimestre “histórico”

El nuevo nombramiento y el profundo cambio al frente de su dirección que ha dado la multinacional deportiva, se ha realizado escasamente una semana después de que la compañía europea haya hecho públicos sus resultados financieros de su tercer trimestre de ejercicio. Unas cuentas que no dudaban en calificar como “el mejor trimestre en la historia de Puma”, después de que la multinacional deportiva lograra cerrar sus cuentas trimestrales con un aumento interanual del +23,89 por ciento de sus niveles de facturación, hasta los 2.354,4 millones de euros, y de un +1,81 por ciento de sus beneficios netos, hasta los 146,4 millones de euros.

Como resultado de esta actualización sobre sus cuentas, de la mano de unos resultados que, bajo el punto de vista de su directiva, subrayan la fortaleza de su modelo de negocio, desde Puma se decidían ha confirmar sus previsiones para el cierre de ejercicio. Un año de 2022 que completarán al mismo tiempo en el que se produzca el cierre natural del ejercicio, y del que se espera que terminen informando, a lo largo del próximo mes de febrero de 2023, de unas cuentas que estiman que terminarán reflejando un aumento cercano al +15 por ciento de sus niveles de facturación, con un resultado operativo en niveles de entre 600 a 700 millones de euros, y con un considerable aumento de sus beneficios netos, compensado a la baja por las presiones inflacionistas derivadas del aumento de las tarifas de transporte y de los precios de las materias primas, así como de las “ineficiencias” derivadas de la pandemia y de la crisis por la guerra entre Rusia y Ucrania.

También te puede interesar:
Arne Freundt
Bjorn Gulden
CEO
FINANZAS
junta directiva
PUMA