• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Dior reivindica los valores de una Alta Costura masculina con una colección junto al artista Peter Doig

Moda

Dior reivindica los valores de una Alta Costura masculina con una colección junto al artista Peter Doig

Por Jaime Martinez

25 de enero de 2021

Madrid – En el marco de esta última edición de la Paris Fashion Week Menswear, celebraciones que tenían lugar desde el 19 y hasta este pasado domingo 24 de enero en la capital del Sena, la firma de moda Dior, una de las Maison que forman parte del amplio portafolio del grupo internacional francés LVMH, presentaba el pasado viernes, 22 de enero, su propuesta masculina de prêt-à-porter para la próxima temporada de Invierno de 2021/2022. Una colección diseñada por el director creativo de la línea hombre de Dior, el diseñador de moda británico Kim Jones, que venía a seguir a la colección para la temporada de Otoño de 2021 presentada el pasado mes de diciembre de 2020.

En esta ocasión Jones apostó nuevamente por revisitar los clásicos de la casa y por reivindicar su herencia como baluarte de la Alta Costura, inspirándose para ello en la “extravagancia masculina” de los trajes ceremoniales. Atuendos que, al igual que hace la propia Maison, son capaces de aunar tradición y contemporaneidad. Del mismo modo, y siguiendo con la tendencia por la que parece decidido a transcurrir Jones al frente de la dirección creativa de Dior Homme, la colección sirvió para establecer una nueva colaboración de la firma con una destacada figura del ámbitos de las artes, en este caso con el artista Peter Doig. Pintor escocés afincado en Trinidad y considerado como una de los nombres más importantes de las artes de las actuales generaciones, que suma así su voz a la de otras figuras como las del americano Kenny Scharf o la del ghanés Amoako Boafo, anteriores colaboradores de Jones para Dior.

“La ‘couture’ es en sí misma una ceremonia” explican desde la Maison, a través de un comunicado, llegada la hora de remarcar el motivo que llevó a Jones a posar su mirada sobre los trajes ceremoniales masculinos como elementos generadores de la propuesta. “El propio Christian Dior describió como ‘ceremonial’ la entrada de sus modelos para cada uno de sus ‘New Look’”. Y si “Christian Dior traducía entonces los sueños a la realidad”, apuntan, “hoy Kim Jones hace lo mismo al traducir la obra de Peter Doig a la moda”. Partiendo para ello de una concepción de la colección que nace de esa “extravagancia” que puede observarse en los trajes ceremoniales masculinos, “un vínculo vivo con el pasado, todavía dinámico y vivo a día de hoy”. “Como la Alta Costura”, añaden desde Dior, estas piezas “conectan el ahora con el pasado”, significándose como “una ventana hacia la historia y la herencia” del hombre.

Una colección que navega bajo la influencia cromática de Doig sobre la rica herencia de la casa Dior

Entre los elementos más destacados de la propuesta, presentada a lo largo de un desfile en directo pero sin público, llamaban así poderosamente la atención los primorosos detalles bordados. Elementos que no hacían sino acentuar la abierta inspiración militar de unas prendas sobre las que Jones realizaba nuevamente un guiño a la icónica “Chaqueta Bar” de la Maison, replicando en su reinterpretación de casacas y chaquetas los mismos botones que Christian Dior escogiese para su inolvidable chaqueta de mujer. Presentándolos tanto en tono sólido como decorados con un motivo en forma de rosella extraído de un vestido de Alta Costura diseñador por Marc Bohan en los años 60. Motivo que, además de en los botones, veremos adornando cuellos en forma de bordados.

En cuanto al papel que el artista Peter Doig ha jugado dentro de esta colección, el escocés ha colaborado con Jones y los “ateliers” de Dior diseñando los atractivos motivos y combinaciones cromáticas que veremos estampadas sobre las prendas, algunas de las cuales han sido extraídas directamente de las composiciones del propio Doig, como su “Vía Láctea” de 1990. Quien además ha trabajado estrechamente con la Maison en la concepción de la colección de sombreros de fieltro de lana que completan los estilismos.

Además de todo ello, Doig creaba en exclusiva para Dior, con motivo de esta colaboración, dos nuevos iconos de naturaleza animalista. Por un lado, la imagen de un perro, en clara referencia a “Bobby”, la mascota de Christian Dior; y por otra la figura de un león con la que simultáneamente se hace referencia a la obra del propio Doig, así como a un disfraz hecho por Pierre Cardin para Christian Dior en 1949. Reivindicando como resultado de esta acción los estrechos lazos que de manera permanente la Maison ha mantenido con el mundo de las artes, ámbito en el que el mismo Dior contaba con destacadas amistades como la de Jean Cocteau o la del ilustrador, y también diseñador francés, Christian Bérard.

Más allá de sus implicaciones sobre prendas y demás piezas de la colección, incluidas unas líneas de joyería y de complementos a las que se incorporaba la figura del león de Doig, el destacado artista escocés era igualmente el responsable de ambientar el desfile de presentación de la colección. Valiéndose para ello de una escenografía que se transmutaba en obra de arte inmersiva de la mano de una instalación creada por Doig, en la que los azules se significaban como una referencia clara a los cielos de sus obras y los volúmenes apilados en forma de equipos de sonido como alusiones a obras como su “Speaker/Girl” de 2015.

Photo Credits: Cortesía de Dior.